miércoles, diciembre 06, 2006

El fulgor de los primeros días

¿A quién quieren engañar?

Al fin ocurrió la accidentada toma de posesión. Sí, en San Lázaro, el pasado 1ero. de diciembre, ante el Congreso, como lo dicta la Constitución. Más allá de los cuatro minutos que duró el acto o de la aparición "milagrosa" del que rendiría protesta en la tribuna entre alabanzas y reproches, lo más sobresaliente, como en las rancias épocas del priísmo, fue la pésima transmisión televisiva, "oficial", del acontecimiento. Basta con citar a la conductora Diane Pérez, de limitado sentido común, de penosa estampa, diciendo sin empacho: "...el salón de sesiones se encuentra en calma..." ¿qué entenderá por calma esta pueril comunicadora?, ¿de qué salón de sesiones hablaba?, o "... (Éste es) Un inicio con el pie derecho, un inicio de seis años de mandato del presidente Felipe Calderón Hinojosa con el pie derecho, como debía ser". Señora: gracias por decirnos, tan aguda y responsablemente, y de manera oficial, cómo debía iniciar el sexenio. Y ¿qué tal esto?: "...el presidente Felipe Calderón... empieza un sexenio como debe de ser, con mano dura"... ¿qué? lo que ahí acontecía era la antesala de una guerra civil, un tanto refinada, pues no había armas, sólo palmas y porras contra abucheos y rechiflas, halagos contra protestas y en medio, unas banderitas empuñadas por las y los finísimos representantes del partido bisagra, que ahora con ánimo cínico de "demócrata", jala hacia donde convenga: el exánime dinosaurio dirigido por los gángsters Gamboa y Beltrones, el eterno PRI. ¿A quién quiere engañar la comunicadora? O más bien, la Secretaría de Gobernación, encargada de la transmisión oficial de la ceremonia. La sesión no aconteció en calma, ahí se mostró un Congreso dividido y fragmentado, fotografía a medias, ruin, de nuestra sociedad.

Al final, Calderón, con voz ronca y decisión, en medio del circo, rindió protesta, cumplió con su cometido. Más tarde siguió con el protocolo y fue, ahora sí, a sus eventos, a llenarse de las buenas vibras y vítores de sus amigos y simpatizantes, para empezar su difícil, complicadísimo sexenio. Sus acciones, a partir de ahora, lo juzgarán. Está en la mira de todos los mexicanos.

El "primer preso político" y la mano dura.

Llegó el primer hitazo de Ramírez Acuña. Flavio Sosa, argucioso líder apista y miembro del Consejo Nacional del PRD se encuentra preso enfrentando proceso legal en su contra. Mano dura, implacable, avisa el gobierno. Él y sus secuaces han sido acusados de “secuestro, robo calificado con violencia, lesiones calificadas, daños dolosos, por incendio, sedición y ataques a las vías generales de comunicación”. Qué eficacia de Gobernación y de nuestro sistema judicial, apresar a estos “rufianes” una vez “agotado” el “diálogo”, ya sólo le falta, con la misma mano dura, girar órdenes de aprensión en contra de los que desde el gobierno han violado sistemáticamente los derechos humanos y/o cometido crímenes de cuello blanco, entre ellos Ulises Ruiz, y otros miembros de la nociva fauna política, que con impunidad total, rondan por los pasillos de los palacios de gobierno, las secretarías de estado, la Cámara de Diputados o el Senado…ah, y de paso, al propio Secretario de Gobernación, que según informes de Amnistía Internacional, la CNDH y Human Rights Watch, actuó violador de los derechos fundamentales de más de una docena de personas, y represivo, por lo menos, en los penosos acontecimientos de Guadalajara en la Cumbre de 2004. No sé cuando se quitará ese estigma el funcionario. No sé si en este país se hará, algún día, verdadera justicia. Que renuncie Ruiz y sea juzgado por criminal o incompetente (aunque no existe un juicio por incompetencia, aún), que se justifiquen con pruebas las detenciones de los apistas y se les garanticen sus derechos de defensa, y de ser el caso, se sancionen sus actos. Que vuelva la calma a Oaxaca y deje de postergarse el trabajo, que desde todos los frentes, encarrile al estado en la vía del desarrollo y la superación de la pobreza y la marginación.

2 Comentarios:

A la/s 5:49 p. m., Anonymous erick dijo...

Coincido con lo escrito, pues los mensajes fueron claros y sin tapujos. Nuestro presidente legal decidió mostrarse “con mano firme”, y sin conceder se postro ante un Congreso amotinado en la tribuna legislativa.

Sólo me quedó la leve duda, de si era la muestra de un gobierno firme o la intención de continuar la confrontación político electoral, pues si bien nuestra Carta Magna establece claramente en su articulo 87 que la toma de posición del Presidente de la República deberá ser ante el Congreso de la Unión o ante la Comisión Permanente, ésta no especifica el lugar donde deba realizarse tal acto. Argumento que sirvió para que presidentes como Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría y José López Portillo realizarán su toma de protesta en el flamante Palacio de Bellas Artes.

Pero el mensaje es claro, en la mano derecha el garrote y en la izquierda el dulce, eso si para quienes lo quieran tomar.


Saludos Rodrigo, buena opinión

 
A la/s 4:04 a. m., Anonymous el comandante dijo...

Quiubo César,

Bonito blog. He estado leyendo tus intervenciones y los comentarios de los compas --algunos conocidos y otros no. No es que me haya quedado mal sabor de boca. Mas bien siento como que me quedé con hambre; como que algo falta.
La boda estuvo muy cagada y original. Y el artículo de "el fulgor" fue bastante de mi agrado. No obstante --¿porqué siempre hay un "no obstante"?--, creo que el discurso que maneja en general este blog no rebasa la cómoda crítica de sillón. Es fácil reconocer la mierda que pulula en todas partes, en todas las instituciones, partidos, organizaciones, individuos, etc, etc. Lo que no es tan fácil, es criticar constructivamente; proponer con que quieres sustituir aquello que en tu discurso pretendes derruir. Entre los comentarios del blog me topé con algunas críticas superficiales a la protesta postelectoral, a los plantones de Reforma o a las movilizaciones de la APPO: críticas que descontextualizan y no permiten observar los acontecimientos en su justa dimensión --sea a favor o en contra. La crítica destructiva, tan característica de nuestra generación postmoderna, no permite tomar partido o ser militante de un movimiento --lo cual es un hecho grave puesto que dificilmente, en nuestra individualidad, podremos proyectar aquellos cambios que queremos ver en nuestra realidad. Por otra parte, asumirse simpatizante o afiliado a un movimiento u organización no debe nunca impedir la crítica mordaz, aunque interna y constructiva. Ya lo decía Gutiérrez Alea --me parece, no estoy seguro de que se le atribuya a este destacado cineasta la frase--, "la crítica es el combustible de cualquier proceso revolucionario; cuando ésta cesa, la revolución desaparece con ella".

Tras este largo preambulo, manifiesto lo que para nadie es un secreto: Yo estuve muy involucrado en el movimiento de protesta postelectoral de la Coalición. Asistí casi diario a los campamentos en Reforma. Participar del movimiento me permitió observar de cerca sus más importantes contribuciones al debate político nacional y sus carencias fundamentales --ausencia de un proyecto definido de Reforma Política y mecanismos que entorpecen la relación entre la base de apoyo y la cúpula. Esta fue la razón por la cual abandoné el movimiento el día 16 de septiembre de 2006: día de la fundación de la Convención Nacional Democrática. En la actualidad, apoyo a la CND y al gabinete sombra en aquellos temas en los cuales convergen nuestros puntos de vista --la gran mayoría--, aunque no me considere miembro formal del mismo movimiento.

Desde entonces, he procurado indagar sobre el inaudito proceso de convulsión política que agita al estado de Oaxaca. Temo decir que, en general, predomina una visión muy superficial sobre este fenómeno en los medios impresos y electrónicos y este blog no es la excepción. Sería interesante que de la comunidad que participa en este blog surgiera una propuesta de denuncia coordinada frente a los masivos atropellos a las garantías individuales que se han dado en los últimos meses en esta entidad sureña.

Sin más me despido. Compañero César, no tomes la crítica a mal, ya me conoces. Si por algo me expreso francamente es porque hay amistad de por medio.

Comandante Huber Matos: la historia te colocará en el justo lugar que mereces, al lado de los más grandes que vio nacer esta región al sur.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal